ASI CONDENARON A JESUS

Predicado el día domingo, 5 de septiembre de 2021

Mensaje del libro de Lucas
Palabra: Lucas 22:63 - 23:25
Verso Clave: Lucas 23:24
Serie - Lect: Lucas - Lec 68
Predicado por: Juan Carlos Vivas Montes
País/Capítulo:   / La Plata
Tipo: Dominical
Visitas: 40
Comentarios: 0

Lucas 22:63 - 23:25

22:63 Y los hombres que custodiaban a Jesús se burlaban de él y le golpeaban;
22:64 y vendándole los ojos, le golpeaban el rostro, y le preguntaban, diciendo: Profetiza, ¿quién es el que te golpeó?
22:65 Y decían otras muchas cosas injuriándole.
22:66 Cuando era de día, se juntaron los ancianos del pueblo, los principales sacerdotes y los escribas, y le trajeron al concilio, diciendo:
22:67 ¿Eres tú el Cristo? Dínoslo. Y les dijo: Si os lo dijere, no creeréis;
22:68 y también si os preguntare, no me responderéis, ni me soltaréis.
22:69 Pero desde ahora el Hijo del Hombre se sentará a la diestra del poder de Dios.
22:70 Dijeron todos: ¿Luego eres tú el Hijo de Dios? Y él les dijo: Vosotros decís que lo soy.
22:71 Entonces ellos dijeron: ¿Qué más testimonio necesitamos? porque nosotros mismos lo hemos oído de su boca.
23:1 Levantándose entonces toda la muchedumbre de ellos, llevaron a Jesús a Pilato.
23:2 Y comenzaron a acusarle, diciendo: A éste hemos hallado que pervierte a la nación, y que prohibe dar tributo a César, diciendo que él mismo es el Cristo, un rey.
23:3 Entonces Pilato le preguntó, diciendo: ¿Eres tú el Rey de los judíos? Y respondiéndole él, dijo: Tú lo dices.
23:4 Y Pilato dijo a los principales sacerdotes, y a la gente: Ningún delito hallo en este hombre.
23:5 Pero ellos porfiaban, diciendo: Alborota al pueblo, enseñando por toda Judea, comenzando desde Galilea hasta aquí.
23:6 Entonces Pilato, oyendo decir, Galilea, preguntó si el hombre era galileo.
23:7 Y al saber que era de la jurisdicción de Herodes, le remitió a Herodes, que en aquellos días también estaba en Jerusalén.
23:8 Herodes, viendo a Jesús, se alegró mucho, porque hacía tiempo que deseaba verle; porque había oído muchas cosas acerca de él, y esperaba verle hacer alguna señal.
23:9 Y le hacía muchas preguntas, pero él nada le respondió.
23:10 Y estaban los principales sacerdotes y los escribas acusándole con gran vehemencia.
23:11 Entonces Herodes con sus soldados le menospreció y escarneció, vistiéndole de una ropa espléndida; y volvió a enviarle a Pilato.
23:12 Y se hicieron amigos Pilato y Herodes aquel día; porque antes estaban enemistados entre sí.
23:13 Entonces Pilato, convocando a los principales sacerdotes, a los gobernantes, y al pueblo,
23:14 les dijo: Me habéis presentado a éste como un hombre que perturba al pueblo; pero habiéndole interrogado yo delante de vosotros, no he hallado en este hombre delito alguno de aquellos de que le acusáis.
23:15 Y ni aun Herodes, porque os remití a él; y he aquí, nada digno de muerte ha hecho este hombre.
23:16 Le soltaré, pues, después de castigarle.
23:17 Y tenía necesidad de soltarles uno en cada fiesta.
23:18 Mas toda la multitud dio voces a una, diciendo: ¡Fuera con éste, y suéltanos a Barrabás!
23:19 Este había sido echado en la cárcel por sedición en la ciudad, y por un homicidio.
23:20 Les habló otra vez Pilato, queriendo soltar a Jesús;
23:21 pero ellos volvieron a dar voces, diciendo: ¡Crucifícale, crucifícale!
23:22 El les dijo por tercera vez: ¿Pues qué mal ha hecho éste? Ningún delito digno de muerte he hallado en él; le castigaré, pues, y le soltaré.
23:23 Mas ellos instaban a grandes voces, pidiendo que fuese crucificado. Y las voces de ellos y de los principales sacerdotes prevalecieron.
23:24 Entonces Pilato sentenció que se hiciese lo que ellos pedían;
23:25 y les soltó a aquel que había sido echado en la cárcel por sedición y homicidio, a quien habían pedido; y entregó a Jesús a la voluntad de ellos.

VERSÍCULO CLAVE

Entonces Pilato sentenció que se hiciese lo que ellos pedían;


Lucas 23:24 (Reina Valera Revisada 1960)

ASI CONDENARON A JESUS


Buen día amados hermanos ¡Bendiciones! No sé si lo sabían, pero mi cantante favorito es Jesús Adrián Romero (JAR), sus canciones me ministraron mucho, sobre todo al principio de mi vida de fe. Una de mis canciones favoritas es esta que acabamos de oír: Si hubiera estado allí. Todo el mundo conoce la historia de la pasión de Cristo, creyentes e incrédulos, hombres y mujeres, adultos y niños, todos han visto películas, libros, series, dibujitos, etc. que muestran todo lo que le hicieron a Jesús antes y hasta el momento de la crucifixión, y como lo dice la letra de esta canción al principio, todos creemos que fueron “ellos” los que le hicieron eso y que nosotros no somos culpables de nada de lo que le sucedió a Jesús. Pero la realidad es que fuimos nosotros los que metimos a Jesús en esa situación, fue por nosotros que fue juzgado, maltratado y condenado. Y como lo dice JAR: “Pensándolo más bien, también yo estaba allí, yo fui el que te golpeó y de ti se burló … Pensándolo más bien, yo fui el que coronó de espinas y dolor tu frente, buen Señor, también yo estaba allí… “

Hoy vamos a conocer cómo fue el juicio de Jesús, y como lo dice el título, veremos cómo fue condenado. Vamos a indagar en la participación de varias personas claves en este proceso, lastimosamente todos fueron malos ejemplos, pero viendo lo que ellos hicieron podremos meditar si nosotros estamos no tratando de la misma manera a Jesús. Oro a Dios que no seamos como los soldados, ni como los líderes espirituales; tampoco como Pilato, ni como Herodes, ni como el pueblo. Oro a Dios que seamos diferentes, que seamos buenos discípulos de Jesús. ¡Amén!  

Primero, los soldados se burlaron y lo golpearon. Leamos los vv.22:63-65 “Y los hombres que custodiaban a Jesús se burlaban de él y le golpeaban; y vendándole los ojos, le golpeaban el rostro, y le preguntaban, diciendo: Profetiza, ¿quién es el que te golpeó? Y decían otras muchas cosas injuriándole.” Hagamos un repaso del recorrido que ha tenido Cristo en las dos últimas lecturas. Primero, vimos que Jesús fue arrestado en la madrugada en el Monte de los Olivos, mientras había ido a orar junto con sus discípulos al Getsemaní; luego vimos que inmediatamente fue llevado a casa del Sumo Sacerdote Caifás, en ese lugar fue que Simón Pedro negó al Señor tres veces. Todo esto ocurrió de madrugada, pero cuando sucedió lo de Pedro ya estaba amaneciendo, recuerden que un gallo cantó.  

Ahora bien, antes de que Jesús fuera movido a otro lugar sucedió esto que acabamos de leer, los custodios tuvieron un trato muy despectivo con el Señor ¿qué hicieron? en resumen: se burlaron de él y le golpearon. En Mateo 26:67 dice que ellos escupieron el rostro de Jesús, pero acá también vemos que le taparon los ojos, le daban tanto cachetazos como puños y burlescamente -entre otras ofensas- le decían algo así: si realmente sos un profeta, dinos el nombre del que te está golpeando.  

A veces enfatizamos mucho el maltrato físico que recibió Jesús, y pasamos por alto que también fue psicológica y emocionalmente maltratado, estas burlas y ofensas seguramente fueron para él más dolorosas que cualquier golpe que pudieran darle, y debemos saber que muchas veces nosotros le humillamos de la misma manera. Tenemos que tener cuidado porque fácilmente podemos ser como los custodios de Jesús. Hay personas que hoy día se siguen burlando de Cristo, se burlan de su palabra, de su poder, de su autoridad, de su iglesia, etc. Y ciertamente esta es una actitud frecuente en los incrédulos, pero también de muchos cristianos. Especialmente somos como estos soldados cuando ponemos en duda a Cristo, porque fíjese que, estos custodios ponían en duda que Jesús fuera realmente un profeta y a veces nosotros también dudamos de quién es Jesús o de lo que él puede hacer. Sé que muchos de nosotros hemos orado alguna vez diciendo: “Si realmente sos Dios, si me escuchas y si sos poderoso, haz esto, haz aquello y haz lo otro” tenemos que evitar hacer esto, es una burla a Jesús que dudemos de él, Jesús no va a dejar de ser Dios, ni va a ser menos poderosos por no hacer lo que nosotros pidamos, más bien haciendo esto solo vamos a conseguir herirle. Por lo tanto, siempre recuerde: sea respetuoso(a) en su trato con Cristo.

Segundo, los líderes espirituales/políticos lo calumniaron. Ahora leamos los vv.22:66-67 “Cuando era de día, se juntaron los ancianos del pueblo, los principales sacerdotes y los escribas, y le trajeron al concilio, diciendo: ¿Eres tú el Cristo? Dínoslo. Y les dijo: Si os lo dijere, no creeréis;” La asamblea de los líderes de los judíos se llamaba “el Sanedrín”, allí -entre otras cosas- era donde se llevaban a cabo los juicios a los criminales. A Jesús no le podían juzgar de noche porque era ilegal, pero inmediatamente amaneció le llevaron allí para condenarle. La realidad es que el veredicto ya estaba dado, este juicio era solo “una pantalla” y como lo dice Marcos 14:55 su intención solo era buscar una excusa para entregarle a la muerte. Por eso le preguntaron ¿vos sos el Cristo? Los judíos sabían que Dios iba a enviar un Salvador, de hecho lo esperaban con ansias, pero creían que sería un personaje político, con poder económico y militar, porque según ellos la salvación que iban a recibir era la liberación del imperio romano. Por eso, entendemos que la pregunta que ellos estaban haciendo acá  no era para saber si él era o no era el Cristo, lo que querían era que Jesús se autoproclamara como ese líder político para poder decirle a Roma: “maten a este porque es una amenaza para ustedes” de hecho, eso fue lo que pasó.

Miren lo que dicen los vv.23:1,2 “Levantándose entonces toda la muchedumbre de ellos, llevaron a Jesús a Pilato. Y comenzaron a acusarle, diciendo: A éste hemos hallado que pervierte a la nación, y que prohibe dar tributo a César, diciendo que él mismo es el Cristo, un rey.” Lo primero que vemos acá es que estos líderes operando conforme a Satanás, porque ellos estaban siendo mentirosos en todo el sentido de la palabra. Jesús nunca había dicho que no se le pagara tributo a Cesar, al contrario, cuando le preguntaron al respecto él dijo la famosa frase: “dad al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios”. Es obvio que nosotros debemos evitar por todos los medios ser mentirosos, porque la mentira no viene de Dios, sino que es un carácter del diablo, pero también debemos evitar emitir calumnias contra Dios. Y cualquiera que me escuche podría decir “claaaaro pastor, es obvio, cómo vamos a calumniar a Cristo” pero créanme hermanos(as) que este error es más común de lo que nos imaginamos. Muchas veces decimos “Dios hizo esto o aquello, o Dios me dijo esto o aquello” cuando realmente no es algo que hizo o dijo Dios, sino que realmente estamos poniendo palabras en boca de Dios o acciones en su proceder para obtener algo que nosotros queremos. Por eso tengamos mucho cuidado, porque la tentación de calumniar a Cristo está más presente de lo que imaginamos.

Y me impresiona mucho la actitud que tomó el Señor frente al Sanedrín, aunque esta era una oportunidad de defenderse, prefirió callar ¿por qué? ya lo leímos en el v.22:67 porque aunque él les dijera algo, ellos de igual forma no le iban a creer. Aclaro algo: Jesús nunca negó la verdad, en esta conversación le preguntaron ¿eres el Cristo? ¿eres el Hijo de Dios? y su respuesta final fue: “Ustedes lo dicen: yo soy” (v.70, BLPH), pero sabiendo que ellos estaban cerrados a la verdad, decidió no entrar en discusión porque no tenía sentido. Nosotros debemos aprender esta actitud de Cristo, para cuando estemos predicando especialmente. Si una persona está cerrada a la verdad, no vale la pena explicarle nada, porque nada va a aceptar, y finalmente discutirá todo. Entonces, de este punto surge: cuidado con calumniar a Cristo,  

Tercero, Pilato cedió ante la presión del mundo.  Volvamos a ver el v.23:1 “Levantándose entonces toda la muchedumbre de ellos, llevaron a Jesús a Pilato” Los líderes espirituales de Israel querían matar a Jesús, pero no podían emitir una sentencia de muerte porque esto solo le correspondía solo a Roma. Por eso después de interrogarlo, llevaron a Jesús ante Pilato, el procurador romano de la provincia de Judea. A pesar de que los judíos llevaron una acusación concreta (basada en calumnias) este, para poder emitir una condena, debía interrogar a Jesús. Leamos los vv.23:3,4 “Entonces Pilato le preguntó, diciendo: ¿Eres tú el Rey de los judíos? Y respondiéndole él, dijo: Tú lo dices. Y Pilato dijo a los principales sacerdotes, y a la gente: Ningún delito hallo en este hombre” Pilato preguntó concretamente a Jesús si él era el Rey de los judíos, y el Señor respondió: Tu lo dices. Si Jesús hubiese dicho que sí directamente, Pilato habría tenido argumentos para matarle, y hoy se diría que Jesús fue muerto por revelarse a Roma, por eso Jesús muy sabiamente usó la misma pregunta de Pilato para responder, una vez más: él no negó ser el rey, sino que lo asumió, pero con sabiduría. El punto focal acá es que después de esta y otras preguntas, Pilato no encontró argumentos para condenar a muerte a Jesús, más estrictamente no encontró en él ningún delito. A mi esto me impresiona porque es bien sabido que las autoridades romanas han sido de las más duras de la historia, y aún así, ellos mismos hallaron a Jesús como lo que es: un ser totalmente Santo. Pero si Pilato no halló delito en Jesús ¿por qué no lo dejó libre? La respuesta tiene varias aristas, pero en esencia, por la presión de los líderes y el pueblo. Pilato era el responsable ante el Cesar (Tiberio Cesar) de los asuntos civiles en ese territorio, por lo tanto de mantener el orden; si llegaba a oídos del Cesar que habían protestas entre los judíos, Pilato penalizado y muy seguramente removido del cargo. Por esa ambición de poder es que Pilato no hizo lo justo sino que le dio largas al juicio de Cristo y como vamos a ver al final, hizo lo que ellos querían.  

El caso de Pilato es el típico ejemplo de alguien que sabiendo la verdad se encuentra en la encrucijada de: hacer lo correcto, o hacer lo que otros quieren. Nosotros los cristianos conocemos la verdad, porque por la gracia de Dios hemos conocido y aceptado a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador, y por medio de su palabra hemos aprendido qué es lo que debemos hacer, qué es lo que no y cómo debemos comportarnos. Sin embargo, por otra parte, tenemos al mundo que nos presiona a ir en contra de la voluntad de Dios. Fíjese que no solo estoy hablando de pecado, sino también que cosas que no son pecados pero que van en contra de la voluntad del Señor. Y es en esa posición que debemos evitar actuar como Pilato. Pilato fue un ambicioso cobarde y el llamado hoy es a ser diferente a esto.  

El secreto está en no atar nuestro corazón a las cosas de este mundo (dinero, poder, fama, amor humano, etc.). Porque si así fuere, somos vulnerables, no vamos a poder decir que no a presión del mundo. Y yo no lo aclaré, pero cuando digo mundo no solo me refiero a las personas de autoridad (como los líderes judíos) sino también aquellos que no tienen autoridad sobre nosotros (como el pueblo). “El mundo que nos presiona” puede ser la familia, los amigos y compañeros de trabajo/estudio; pueden ser personas que nos caen bien o aquellos que no; pueden ser jóvenes o adultos, etc. Pero sin importar quien sea, nuestra actitud debe ser ir en contra del mundo. Yo creo que eso es lo más difícil de ser cristiano: ir contra la corriente, pero también lo más apreciado por Dios.  Cada vez que nosotros cedemos ante la presión del mundo no somos diferente a Pilato, somos como aquel que condenó a Jesús, por eso inicié este mensaje con la canción “Si hubiera estado allí”, porque como aprendemos, en la práctica, con cada decisión que tomamos hoy, nos hacemos menos o más partícipes del padecimiento y crucifixión de Jesús ¿Cómo quién querés ser? Les dejo esta pregunta reflexiva

Pero en esta historia hay 2 “actores” más que no quisiera pasar por alto, veamos cuáles son:

Cuarto, Herodes quiso conocer de Jesús y no a Jesús. Cuando los líderes judíos vieron que Pilato halló inocente a Jesús, apelaron diciendo que él alborotaba al pueblo desde las provincias de Galilea (al norte) hasta Judea (el sur). Pero cuando Pilato escuchó que este también era un tema que involucraba a Galilea, entonces derivó a Jesús a Herodes, que justamente estaba en Jerusalén y quien era la autoridad de Galilea. Leamos los vv.23:8,11 “Herodes, viendo a Jesús, se alegró mucho, porque hacía tiempo que deseaba verle; porque había oído muchas cosas acerca de él, y esperaba verle hacer alguna señal… Entonces Herodes con sus soldados le menospreció y escarneció, vistiéndole de una ropa espléndida; y volvió a enviarle a Pilato.” Herodes era el caso de aquella persona que quería conocer de Jesús, pero no deseaba tener una relación con Jesús. Herodes representa a aquellas personas que buscan a Jesús solo por fama o por interés (para experimentar un milagro o algún favor) pero que a la hora de la verdad, lo terminan rechazando. Herodes también recibió mucha presión de los líderes y el pueblo, y como Pilato también cedió, pero algo distinto que hizo fue burlarse de Cristo. Él le puso ropas reales (probablemente suyas) y humillándole lo envió de vuelta a Pilato. Si nuestro interés en Jesús no es genuino también estamos a merced del mundo, si tenemos intenciones ocultas vamos a sucumbir ante la presión, si usted no quiere comprometerse con Jesús, entonces va a sucederle como Herodes, y es triste que en la historia de su vida usted sea recordado como alguien que despreció al Señor y se burló de él. Además de que le garantizo que las consecuencias de esas acciones serán muy dolorosas y eternas.

De esta manera quiero hablarles de el último “actor” de esta historia, que es el pueblo.

Quinto, el pueblo prefirió a Barrabás y pidieron su crucifixión. Una vez que Jesús volvió a Pilato, éste intentó soltarlo aprovechando que en la semana de la pascua se solía liberar a un preso en símbolo de perdón y misericordia. Sin embargo, leamos los vv.22-24 “Él les dijo por tercera vez: ¿Pues qué mal ha hecho éste? Ningún delito digno de muerte he hallado en él; le castigaré, pues, y le soltaré. Mas ellos instaban a grandes voces, pidiendo que fuese crucificado. Y las voces de ellos y de los principales sacerdotes prevalecieron. Entonces Pilato sentenció que se hiciese lo que ellos pedían;” Aunque Barrabás era probadamente un asesino y un rebelde, y aunque Pilato tres veces les preguntó si querían que soltara a Jesús porque no tenía delitos, aún así el pueblo no solo prefirió a Barrabás, sino que pidieron la máxima pena para Jesús: pena de muerte en la cruz. Este es el mismo pueblo que días atrás había recibido a Jesús con una alfombra y le había alabado diciendo “Bendito el rey que viene en el nombre del Señor” (Lucas 19:38) Pero ¿qué les pasó? ellos tenían un carácter muy peligroso y del cual te quiero advertir en esta mañana: eran emocionales. Esto quiere decir que se dejaban llevar por la circunstancia y sus acciones no eran por convicción sino una réplica de lo que hacían los demás y una consecuencia de las circunstancias. Es fácil ser cristiano ser cristiano cuando todo está bien y cuando todos a nuestro alrededor buscan a Jesús, pero lo que realmente es valioso es serlo, aunque las cosas no anden bien o aunque nuestro entorno no crea en Jesús. Todo el tiempo. En la escasez o en la abundancia, con un régimen político o con otro, cuando estamos felices o cuando estamos tristes. Evitemos movernos solo por emociones, este es el error de gran parte de la iglesia de nuestro tiempo, que esperan sentir maripositas para poder alabar a Jesús. Debemos escoger siempre por Jesús, sin importar la circunstancia.

También quiero advertirles de la conducta de los líderes espirituales de Israel, ellos también tienen culpa de lo que hizo el pueblo, pues ellos manipularon para lograr sus propios intereses. Siempre en nuestra vida, vamos a tener a alguien menor que nosotros (hijos, ovejas, alumnos, empleados, etc.) y es real que nosotros influimos en ellos, eso es una gran responsabilidad, y por lo tanto debemos ejercerla con seriedad y no usarla mal.

De esta forma, hermanos(as), hemos visto hoy la mala actitud que tuvieron las personas que estuvieron alrededor de Jesús: los custodios, los líderes religiosos, Pilato, Herodes y finalmente el pueblo. Lamento que entre tanta gente en este pasaje no tengamos un buen ejemplo, pero evitando hacer lo que ellos podemos tener un buen ejemplo que hoy les invito a tomar. No seamos burlistas ni dudemos de Jesús como los custodios. No hagamos calumnia de nuestro Dios ni seamos manipuladores como los líderes espirituales. No seamos cobardes ni cedamos a la presión del mundo como Pilato. Tengamos una relación con Jesús al contrario de lo que hizo Herodes, y escojamos por Cristo, diferente a lo que hizo el pueblo. ¡Amén!  


Archivos para descargar



Pan diario de hoy




  • EL GRAN MANDAMIENTO

    " Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. "   (RVR 1960)

Foros UBF Español

Recomendamos leer...

Música que edifica

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

ACERCA DE UBF

La Fraternidad Bíblica Universitaria (UBF) es una organización cristiana evangélica internacional sin fines de lucro, enfocada a levantar discípulos de Jesucristo que prediquen el evangelio a los estudiantes universitarios.

UBF MUNDIAL

Puede visitar el sitio de UBF en el mundo haciendo clic en el siguiente enlace (en inglés):

SUSCRIPCIÓN BOLETÍN

Ingrese su dirección e-mail para recibir noticias
e invitaciones a nuestras actividades